¿Qué impuestos pagan los autónomos?

¿Eres autónomo? Aún no lo eres pero ¿quieres serlo? Si es así, estás de enhorabuena porque en el siguiente artículo vamos a analizar todo lo que necesita saber un autónomo, en cuánto a tributaciones e impuestos se refiere.

¿Cuánto tengo que pagar? ¿Debo pagar más de un impuesto? Los autónomos son un tipo de trabajadores que se enfrentan siempre solos a sus requerimientos tributarios, es decir, el propio trabajador es el encargado de registrar la información que factura la empresa, para posteriormente pagar los impuestos correspondientes al Estado.

Antes de ser autónomo

Antes de convertirte en trabajador autónomo tendrás que llevar a cabo una serie de gestiones, entre las que se encuentra la inscripción como persona física en la Agencia Tributaria. De esta manera, solicitaremos nuestra alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores mediante el modelo 037 que se enlaza a continuación, y obtendremos nuestro número de identificación fiscal.                                                      

Tipos de impuestos

Si eres autónomo, quizás ya conozcas los tipos de impuestos a los que tienes que hacer frente; si no te los contamos a continuación. Por lo general, los autónomos en nuestro país tienen que pagar dos tipos de impuestos. Por un lado, se encuentra el impuesto sobre el valor añadido (IVA), y por otro el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

Si aún no eres autónomo puede que tengas dudas con respecto a estos dos impuestos, por eso vamos a aclarar algunas especificidades de estos tributos.

IVA

Todos hemos oído hablar de este impuesto. Ya sea en la televisión, en la radio o en los periódicos, en algún momento hemos visto alguna referencia a este tipo de impuesto. Básicamente es un tipo de tributo, que recae solo sobre el consumidor final, es decir, los autónomos y las empresas solo son intermediarias.

Los pagos se realizan por trimestres, y deberás devolver al final de cada uno el IVA que hayas cobrado, y recibir el IVA que hayas pagado en tus facturas. De esta manera, se abona la cantidad de dinero correspondiente a la Hacienda española (lo que algunos llaman la ‘diferencia’), y se declara en el Modelo 303 que enlazamos a continuación.

Pero si por el contrario, nos tienen que devolver dinero, Hacienda no lo hará hasta el último trimestre.

IRPF

Al igual que el anterior impuesto, seguro que hemos oído hablar de él. El IRPF es un tipo de impuesto, que graba la renta de las personas, incluidos los autónomos. Es decir, la Hacienda española al final del año cobra una serie de impuestos por los beneficios que ha generado el autónomo, o la empresa en cuestión (que no ingresos). Es una declaración trimestral del beneficio de tu actividad económica, que se suele establecer en función de una estimación objetiva organizada por módulos.

Es un impuesto que por lo general, se suele retener en cada factura que vamos emitiendo, por lo que será nuestro cliente el responsable de liquidarla a Hacienda. Si por algún casual, no retenemos en nuestras facturas tendremos que rellenar el modelo 130  que se enlaza a continuación.  Al final del año, cuando hagas tu declaración de la renta, en función de los beneficios obtenidos, Hacienda establecerá si te devuelve dinero o tienes que pagar un poco más.

¿Cómo monto una cooperativa?

Queremos montar una empresa, o una organización de trabajadores y no sabemos qué forma jurídica darle. Puede ser una sociedad limitada, una sociedad anónima o adoptar la forma de una cooperativa. Sí, una cooperativa, ¿no sabes lo que es?

No te preocupes porque en el siguiente artículo te vamos a explicar en qué consiste esta forma de asociación, y te vamos a dar las claves para que sepas como constituirla.

¿Qué es una cooperativa?

Es una asociación autónoma de personas unidas voluntariamente, las cuáles deciden constituir una organización democrática cuya administración y gestión corre a cargo de los socios. Generalmente, este tipo de asociaciones se producen en el contexto de la economía de mercado o la economía mixta, aunque en ocasiones las cooperativas se han utilizado como una parte complementaria de la economía planificada.

Trabajo por tu cuenta

Lo bueno de montar una cooperativa, es que trabajas para ti mismo, y por tanto siempre pondrás más interés para el buen hacer de tu negocio. En una cooperativa mandan los trabajadores, y el objetivo será siempre la mejora de la facturación de la empresa para obtener mejoras en los derechos y los salarios de los socios trabajadores.

Capital inicial

La cantidad mínima de dinero, y de socios para constituir la cooperativa varía en función de la comunidad autónoma, puesto que la competencia en esta materia está transferida a los gobiernos regionales. Por lo general, necesitaremos un capital social mínimo de 1.800 euros, y tres socios para constituir nuestra cooperativa.

Tipo de negocio

Está claro, que cuando montamos nuestra cooperativa lo hacemos con la intención de encontrar trabajo y obtener rendimiento junto a otras personas, en un sector que controlamos. Por eso, ¿en qué sectores se pueden crear cooperativas?

No sabemos si son los más rentables, pero entre los sectores que más están apostando por esta fórmula se encuentra el sector audiovisual, el informático y el comercio online.

Asamblea constitutiva

Si ya tienes pensado crear tu cooperativa, debes de tener en cuenta que antes de hacer nada deberás celebrar una Asamblea Constitutiva, es decir, una reunión en la que se establecerán las bases de la futura cooperativa. En el acta de constitución, deberán aparecer acuerdos como la declaración de voluntad constitutiva, la designación de los representantes, la aprobación de los estatutos sociales, el nombramiento del primer Consejo Rector, y el nombramiento de los interventores de cuentas.

Presentar la propuesta

Una vez celebrada la Asamblea Constitutiva, y aprobada el acta de constitución llega el turno de realizar el resto de trámites para constituir nuestra cooperativa. Éstos son muy similares a los que se llevan a cabo para crear cualquier tipo de empresa.

Tendremos que acudir al Registro de Cooperativas, y solicitar un certificado de denominación no coincidente; si no existe otra empresa con el mismo nombre, podremos nombrar a nuestra empresa y empezar a trabajar.

Cuenta bancaria y notaría

Una vez obtenido el certificado de denominación no coincidente, debemos abrir una cuenta bancaria a nombre de la cooperativa. En ella tendremos que ingresar el dinero necesario que supone abrirla. Tras este paso, todos los socios tendrán que visitar al notario para aprobar los acuerdos de constitución de la cooperativa públicamente.

¿Qué es un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores se puede definir, como una herramienta que se utiliza para garantizar la viabilidad de una determinada empresa o negocio. Cuando una determinada empresa entra en quiebra o tiene una gran deuda a la que no puede hacer frente, recurre a esta fórmula, mediante la cual la empresa busca soluciones para resolver de forma eficaz las deudas que mantiene con sus acreedores.

El concurso de acreedores, está recogido en la ley española para ayudar a empresas y a personas físicas que pasan por situaciones difíciles para atender pagos. Es decir, acumulan muchas deudas y no pueden pagarlas; es entonces cuando se puede solicitar el concurso para que un juez intervenga en el caso y nombre a un administrador que se encargará del aspecto económico de la empresa.

¿Cómo lo solicito?

Para que nuestra empresa entre en concurso de acreedores, necesitamos cumplir una serie de requisitos legales, recogidos en la Ley Concursal (Ley 22/2003), que ha sido modificada en los últimos años por el Real Decreto Ley 3/2009 y la Ley 38/2011. Estos requisitos legales, consisten en demostrar la situación de insolvencia de nuestra empresa o negocio (puede solicitarse también como persona jurídica).

Para solicitar el concurso, tendremos que acudir a un juzgado mercantil, en el caso de que lo solicitemos nosotros (dueños de la empresa); aunque también existe la posibilidad de una solicitud forzosa nacida a partir de un acreedor o uno de nuestros socios, que nos reclama una determinada cantidad de dinero. El juez tramitará la solicitud, y posteriormente decidirá si la aprueba o no. En el caso de que la apruebe se publicará en el BOE (Boletín Oficial del Estado), y a partir de la fecha de publicación los acreedores podrán presentar en el juzgado la relación de deudas que el concursado mantiene con ellos, siempre acompañadas de justificantes de las mismas. Una vez terminado el plazo, el juez determinará que deudas se admiten y cuáles no.

¿Qué sucede si sale adelante?

Una vez aprobado el concurso de acreedores por parte del juez, éste nombrará a un administrador, que se encargará de negociar la deuda con los proveedores, con el objetivo de alcanzar acuerdos para poder pagar en el mejor plazo posible y acordar reducciones de la cantidad adeudada.

En el caso de que no haya acuerdo, se firmará un convenio para el pago de la deuda a lo largo de los plazos pactados, y la empresa en cuestión seguirá con su actividad profesional, siempre que siga al corriente de pagos.

¿Y qué pasa después del concurso?

Las empresas que salen de la situación del concurso de acreedores, continúan con funcionando con total normalidad. Es más, algunas de ellas durante algunas fases del concurso de acreedores ya son capaces de llevar un ritmo profesional normal, pagando poco a poco la cantidad que le adeudan a los acreedores.

Por el contrario, las empresas que no logran superar el concurso de acreedores caen en banca rota, y finalmente tienen que ser liquidadas. Ésta es la cara mala del concurso de acreedores, caer en la quiebra. Pero han sido muchas las empresas que tras un concurso de acreedores, han vuelto a salir al mercado, obteniendo grandes beneficios con el paso de los años.

Como puedes ver un concurso de acreedores no es el fin del mundo para ninguna empresa, es una herramienta más en manos de las empresas, que pueden utilizar cuando surge algún imprevisto al que no son capaces de hacer frente.

Cómo crear sociedad anónima

Una sociedad anónima, es una sociedad mercantil con personalidad jurídica en la que el capital, es dividido en acciones, y está integrado por las aportaciones de los socios. Es decir, éstos no responden personalmente a las deudas sociales de la sociedad con su patrimonio. Este hecho ha provocado, que estas sociedades sean el tipo de empresa más común en el tejido empresarial español, sobre todo a raíz de la crisis económica presente desde el año 2008.

Company-Formation-38-300x299

A continuación, os mostramos los principales pasos a seguir para constituir una sociedad anónima:

Registrar el nombre

Lo primero que tenemos que hacer, es pensar el nombre de nuestra empresa. Para ello, habrá que tener en cuenta algunos factores como la originalidad o la relación que guarde con el tipo de empresa que vayamos a constituir. Una vez que estemos seguros del nombre, tendremos que acudir al Registro Mercantil Central para comprobar si existe ese nombre de empresa o no. Si el nombre está disponible, tendremos que solicitar el certificado negativo de Denominación Social (tiene una validez de tres meses) para la escritura pública de la constitución de nuestra empresa.

Abrir una cuenta en el banco

Para constituir nuestra sociedad, necesitaremos abrir una cuenta bancaria a nombre de la empresa, para ingresar en ella un Capital social mínimo de 60.101 euros. Una vez realizado en ingreso, el banco nos dará un certificado del ingreso que tendremos que presentar en la escritura pública de la constitución.

Redactar los Estatutos Sociales

Una vez llegados a este punto, tendremos que redactar los Estatutos Sociales de la empresa, los cuales se convertirán en las normas por las que se deberá regir la empresa. Para redactar los Estatutos Sociales, tendremos que saber de antemano la siguiente información:

  • Denominación de la empresa
  • Objeto social o actividad de la empresa
  • Fecha de cierre de cada ejercicio
  • Participaciones de cada socio
  • Domicilio social
  • Capital social

Realizar la escritura pública de la constitución

La escritura de la constitución se realizará ante notario, y para llevarla a cabo se deberá presentar la siguiente documentación:

  • Estatutos Sociales
  • Certificado de la negativa del Registro Mercantil
  • Certificado del banco del capital social
  • N.I. original de cada uno de los socios
  • Declaración de inversiones exteriores

Obtener el NIF, darse de alta en el IAE y realizar la declaración censal

Para obtener el Número Provisional de identificación fiscal (NIF), deberemos presentar la siguiente documentación en la Delegación de Hacienda:

  • Fotocopia del DNI
  • Fotocopia de la escritura de constitución
  • Modelo 036

El impuesto de Actividades Económicas (IAE) es un impuesto municipal que se impone a las empresas y autónomos, y que se debe presentar en la Delegación de Hacienda del lugar donde se vaya a realizar la actividad empresarial. La documentación a presentar deberá constar de:

Para realizar la declaración censal del IVA, será necesario aportar:

  • Modelo 036
  • NIF de la sociedad
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE)

Inscribirse en el Registro Mercantil

Para inscribirnos en el Registro Mercantil, deberemos aportar la siguiente documentación:

  • Copia del N.I.F. provisional
  • Copia de la escritura de la sociedad
  • Certificación negativa de denominación social

Obtener el N.I.F. definitivo

Una vez realizados todos los pasos anteriores, deberemos ir otra vez a la Delegación de Hacienda para canjear nuestra tarjeta provisional de N.I.F. por la definitiva.

¿Qué carreras universitarias tienen más salidas laborales?

Naces. Creces. Vas a la escuela. Estudias. Cursas la ESO, apruebas y pasas con nota todo el Bachiller, pero no sabes qué estudiar. Muchos jóvenes en nuestro país se ven todos los años en la misma situación, sin saber porque rama o carrera decantarse para formarse y obtener un buen futuro laboral. La crisis económica surgida en el año 2008, ha azotado con gran intensidad al mercado laboral, mermándolo y dejando a la luz pocas salidas laborales para los más jóvenes, que terminan sus estudios y no encuentran puestos de trabajo.

trabajo

Las carreras universitarias de ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas son las que cuentan con mejores perspectivas laborales tanto en España como en otros países de Europa, según detalla el informe de la empresa de Recursos Humanos, Randstad Professionals. Concretamente, según la empresa holandesa, las carreras con mejores salidas profesionales son Biología, Medicina, Farmacia y Biomedicina en el área de ciencias; Ingeniería Informática, Ingeniería Industrial, Ingeniería de Caminos e Ingeniería de Telecomunicaciones en titulaciones tecnológicas e ingenierías. Por último, carreras como Matemáticas y Física también encontrarán ofertas de empleo en los próximos años, tanto en compañías nacionales como internacionales.

¿Carrera de ciencias o de humanidades?

Las carreras técnicas tienen más salidas laborales que las humanísticas, según el informe presentado por la Encuesta de Población Activa (EPA), pero los alumnos se matriculan más en estas últimas. Los jóvenes que estudian carreras de la rama de Ciencias de la Salud, suelen encontrar empleo, como demuestra el dato de que el 88,2% de los titulados en esta rama trabajan de acuerdo a su cualificación cuatro años después de terminar sus estudios. A estos, les siguen los de Ciencias con un 62,9%, las Ingenierías con un 61,4%, los de Artes y Humanidades con un 50,6%, y por último los de Ciencias Sociales y Jurídicas con un 44,7%.

¿Dónde puedo encontrar mayor oferta de empleo?

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el mundo de la medicina animal la oferta de trabajo es mayor que en otros ámbitos. Nueve de cada diez veterinarios que quieren trabajar pueden hacerlo, una tasa que está muy por encima de los matemáticos (75%), abogados (73%) o los médicos y biólogos (73%).

Otras carreras como ADE (Administración y Dirección de Empresas), ingenierías y empresariales siguen ganando la partida a otras titulaciones vinculadas con el área de humanidades. Los conocimientos técnicos ofrecen más oportunidades laborales, pero la especialización actualmente es imprescindible.

Grandes núcleos de contratación: Madrid y Barcelona

Park Guell in Barcelona, Spain

Sin ninguna duda, en todas las especialidades ya sean de Ciencias o de Artes y Humanidades, la incorporación de profesionales con formación académica elevada viene impulsada por las empresas y organizaciones situadas en los dos grandes núcleos de nuestro país, Madrid y Barcelona. Sin embargo, cabe destacar también otras regiones, como el País Vasco, donde las empresas demandan ingenieros, sobre todo en las especialidades de mecánica y electricidad.

Listado de carreras con más salidas

  1. Medicina
  2. Optometría
  3. Ciencias actuariales
  4. Ingeniería de telecomunicaciones
  5. Ingeniería electrónica
  6. Farmacia
  7. Ingeniera informática
  8. Ingeniería en sistemas de información
  9. Podología
  10. Ingeniería industrial